lunes, 10 de septiembre de 2012

El partido más escandaloso de la historia olímpica cumple 40 años

Por Pablo Lisotto  10 de Septiembre de 2012 - 07:15

La final del torneo de básquetbol de Munich 1972 entre Estados Unidos y la Unión Soviética tuvo un desenlace polémico; aquí, 10 curiosidades de aquel encuentro.

¿Qué pasaría si en la actualidad la última jugada de un partido definitorio se disputara tres veces? ¿Qué ocurriría si uno de los equipos lograra, en la última de las oportunidades, una victoria histórica? ¿Qué dirían si el segundo no fuera a retirar su medalla plateada?



Todo eso aconteció el 10 de septiembre de 1972, hace exactamente 40 años, en el partido final del torneo olímpico de básquetbol, durante los Juegos de Munich.
A continuación, 10 perlitas de aquel hecho:

El contexto 

Por esos caprichos del destino, Estados Unidos y la Unión Soviética se enfrentaron, en plena Guerra Fría, para definir el oro del torneo de básquetbol de Munich 1972, apenas cinco días despúés de que terroristas palestinos atacaran la villa olímpica, en el denominado "La masacre de Munich".

El invicto estadounidense 

El equipo norteamericano llegó a ese encuentro con un invicto que asustaba a más de uno: jamás habían perdido en un Juego Olímpico, y desde Berlín 1936 acumulaban 63 (sesenta y tres) victorias consecutivas y 7 (siete) medallas consecutivas de oro. Demencial.

El punto final 

En un partido muy parejo, los soviéticos estuvieron siempre al frente en el marcador. Hasta que a tres segundos del final, Doug Collins da vuelta la historia y establece, con dos libres, el 50-49 para Estados Unidos.
 
Los europeos sacan rápido, pierden el balón y el partido parece que se termina. Pero no. El entrenador soviético reclama que había pedido un tiempo muerto. Se lo conceden. Su equipo saca, con un segundo en juego, pierden la pelota y los estadounidenses saltan y celebran la agónica victoria, que les da otro oro olímpico (el octavo consecutivo).


 
El plantel de Estados Unidos celebra el oro... antes de tiempo.

Sin embargo, y en una situación inédita, William Jones, secretario general de la FIBA, abandona su palco y se acerca a la mesa de control para explicarles a los jueces que en realidad debían reponerse tres segundos y no sólo uno. Después de unos minutos de desorden, logran el dirigente ordena una tercera reanudación del partido.

Desesperado y consciente de que era la última chance, Edeshko, desde debajo de su tablero, lanza la pelota lo más fuerte posible para que Alexander Belov se las arregle como pueda en el aro rival. Ante la marca de Joyce y Forbes, el soviético gana en lo alto, mientras los defensores se caen al suelo y quedan fuera de combate. Solo, la mete en el aro casi con miedo a errar un doble imposible.

http://4.bp.blogspot.com/-MysniRP9hew/T5afujRJbVI/AAAAAAAACdo/s_vRi3NoEB0/s1600/1972.jpg

Ahora sí, es el final. La Unión Soviética triunfa 51 a 50 y se convierte en el primer equipo que les gana a los estadounidenses en los Juegos Olímpicos y es el nuevo dueño de la medalla de oro.

No quiso firmar 

En repudio a lo que acababa de presenciar, el brasileño Renato Righetto se negó a firmar la planilla oficial que establecía el triunfo soviético.

 
El tablero final, el de la polémica eterna.

Es un afano, suspendanló 

En medio de un escándalo generalizado, el técnico del conjunto norteamericano, Henry Iba, se acercó a la mesa de control para realizar una protesta oficial. En el medio del tumulto, alguien se aprovechó de la situación y le sacó la billetera del bolsillo, con jugosos 370 dólares adentro. Todo mal.

Campeones de escritorio 

Tras el reclamo estadounidense, cinco representantes de la FIBA hicieron una reunión especial ese mismo 10 de septiembre a la noche y determinaron la validez del resultado final (51-50) en favor de los soviéticos por 3 votos (Polonia, Hungría y Cuba) a 2 (Italia y Puerto Rico).

De acuerdo con la decisión 

Cuarenta años después, el estadounidense Hugh Richardson, entonces árbitro del torneo olímpico de básquetbol de 1972 y uno de los tantos espectadores del encuentro, asegura que todo lo que decidieron los jueces ese día estuvo bien, y que el resultado fue justo. "Creo que aquello fue manejado adecuadamente; no considero que hayan perjudicado a los Estados Unidos", declaró hace unos días.


 
Al final, la alegria fue soviética
 

El reconocimiento a Sergei Belov 

El soviético Sergei Belov, uno de los grandes protagonistas de aquel día, y uno de los responsables de que el oro cambie de mano, ingresó al Hall of Fame del básquetbol en 2007.

http://www.halloffame.fiba.com/pages/eng/hof/indu/play/2007/p/lid_17904_newsid/19955/bio.html

Las medallas siguen en Suiza 

Disconformes con la decisión arbitral, el plantel de Estados Unidos tomó la decisión de no aceptar las medallas de plata. Entonces, el capitán del equipo, Kenny Davis, dijo: "Si hubiéramos ganado la plata, hubiéramos aceptado con orgullo. Pero nos hemos ganado el oro."

http://3.bp.blogspot.com/-InXwarabGYI/T5af0rcgDBI/AAAAAAAACeA/ehMHw4VSBlM/s1600/19723.jpg

Lo curioso del caso es que hasta el presente las continúan rechazando año tras año, cuando el Comité Olímpico Internacional les envía el formulario que deben completar para recibirlas.

Las medallas descansan plácidamente en una caja fuerte de Suiza.

La triste historia posterior de Alexander Belov 

El autor del doble que determinó la tan polémica como histórica medalla dorada para la Unión Soviética tuvo un trágico final.
Fue desterrado por dos años al ser encontrado culpable de contrabandear oro y armas. También fue víctima de los servicios secretos por negarse a jugar en TSKA Moscú y hasta le prohibieron la posibilidad de ingresar a la NBA.
Belov murió en 1978, a los 26 años, como consecuencia de una extraña enfermedad llamada sarcoma cardíaco (algo así como un tumor en el corazón).
El soviético fue enterrado con la medalla de oro colgada de su cuello. En 2010, su tumba fue atacada y los delincuentes se robaron una reproducción en metal de una mano con una pelota.
Alexander Belov fue elegido en 1991 como uno de los 50 mejores jugadores de todos los tiempos por la FIBA, y en 2007 ingresó al Hall of Fame.



Lo de USA VS. URSS en basquetbol olímpico es uno de esos momentos de la historia en que me hubiera gustado estar vivo para disfrutarlo en directo por la tele.

Pero andá a saber si alguna vez se vió eso en la TV Argentina. Aparte en esa época TV color aquí no existía. Así que hice bien en nacer después. :-D

http://thebiglead.fantasysportsven.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2010/05/doug-collins-michael-jordan.jpg

Doug Collins fue en los '80s el primer técnico de Michael Jordan.

Fue elegido como número 1 en el Draft de la NBA de 1973 por Philadelphia 76ers.

Fue nombrado entrenador de los Chicago Bulls, donde coincidió con Michael Jordan. Estuvo 3 temporadas allí, pero no pudo ganar título alguno, por lo que fue reemplazado por su asistente, Phil Jackson.

ENLACES/FUENTES:
http://www.foroaudioyvideo.com.ar/search.php?keywords=doug+collins
http://canchallena.lanacion.com.ar/1506881-el-partido-mas-escandaloso-de-la-historia-olimpica-cumple-40-anos
http://olimpiaduerme.blogspot.com.ar/2012/04/partidos-legendarios-classics-games.html