sábado, 30 de junio de 2012

El Borgia: Fernando Bargalló

Confesiones acuáticas de un curita al palo...

Pero el amor es mas fuerte
María Victoria Martínez Bo, la mujer por la que el obispo Bargalló renunció a la Iglesia
Las imágenes de unas románticas vacaciones en México fueron clave para desnudar esta historia de amor. “Mariví” tiene 55 años, es divorciada, empresaria y madre de dos hijos.
Por Julieta Mondet

24/06/12 - 02:30

http://www.perfil.com/export/sites/diarioperfil/img/ediciones/0688_fotos/0688_protagonistas/FOTO_OBISPO_02a.jpg_722325795.jpg

En cuatro días el apacible mundo de la empresaria gastronómica María de las Victorias Bó dejó de serlo. Un video que la muestra en el mar en los brazos del obispo de la diócesis Merlo-Moreno y presidente de Cáritas Latinoamerica, Fernando Bargalló, salió a la luz y la puso en el ojo de la tormenta.
Las imágenes corresponden a lo que ya se podría denominar las verdaderamente inolvidables vacaciones que estos amantes se tomaron en enero de 2011 en las playas de México y que determinaron, 17 meses después, la renuncia del obispo a su cargo.

Luna de miel. El 10 de enero, Mariví –como llaman a Martínez Bó– y Bargalló llegaron separados a Ezeiza y tomaron vuelos diferentes hacia Estados Unidos: ella viajó por la entonces línea Continental; él, por American Airlines. Se encontraron en Miami y desde allí la pareja abordó otro avión con destino a México. Al día siguiente se tomaron un jet charter hacia el aeropuerto internacional Bahía de Huatulco, en Oaxaca, desde donde se trasladaron a la bucólica Villa Balneraria. El lugar elegido para hospedarse: un acogedor hotel boutique llamado Casa Bichú, ubicado sobre la costa del Pacífico, y que las guías de viajeros recomiendan especialmente para parejas.
Allí disfrutaron de la gastronomía local acompañada de buen vino, tomaron sol, hicieron snorkel y pescaron. Después de tres días allí, alquilaron una camioneta para ir hasta Xicatelam, en la ciudad de Puerto Escondido. Allí, pasaron otros tres días en el Hotel Santa Fe, de similares características al anterior. Luego se fueron a las playas de Ixtapa, donde optaron por el Resort Las Brisas Beach Club. Y allí terminó la “escapada romántica”. El regreso fue como la partida, en vuelos separados.

Cuando el noticiero de América emitió el video del obispo y su amiga, uno de los cuestionamientos apuntó a cómo el cura había financiado el viaje. PERFIL se comunicó con Cáritas –entidad católica de la que Bargalló es presidente para Latinoamérica–, y se limitaron a decir que “como miembro de la comisión directiva no tiene acceso a las cuentas ni al dinero, así que de acá no sacó la plata”.
Por otro lado, se supo que tanto él como Mariví tienen un muy buen pasar económico. El recibió una herencia tras la muerte de su mamá Budy, una artista plática, el año pasado; y su papá es un reconocido abogado.

El otro foco se centró, obviamente, en que el obispo rompió con su voto de castidad. En un primer momento, Bargalló dijo desconocer quién era Mariví y que estaba ocupado para responder. Pero en menos de 24 horas admitió la autenticidad del video y del viaje, aunque negó el romance: “Es una amiga de la infancia. Y esas fotos ambiguas sólo se explican en el marco de una larga amistad”. Aunque no mintió, la explicación tampoco era completa.

Pasado común. Bargalló y Martínes Bó pertenecen a familias tradicionales de San Isidro que se conocen “de toda la vida. “En una época compartieron incluso un destino vacacional en común: La Cumbre, en Córdoba. Allí tuvieron un romance durante la adolescencia y, dicen, él moría de amor por ella. Sin embargo, con el paso del tiempo, él cumplió con el mandato familiar y se hizo cura. Pero, dicen, nunca la olvidó. Ella se casó con el médico cardiólogo, y ex rugbier del Club Universitario, Ricardo César “Cato” Mastai, y tuvo dos hijos. Pero hace algunos años. Entonces, ella dejó su casa de San Isidro para instalarse en un coqueto departamento de Belgrano R, Muy cerca de allí tenía en sociedad el restó Jolie, del que su hijo es aún hoy el encargado. Más tarde vendió su parte societaria y pasó a formar parte del bar Vivaldi, a una cuadra del restaurante mencionado.

PERFIL intentó conversar con ella en su domicilio, pero su hijo la excusó. Mariví prefiere el silencio y por eso no atiende su celular y eliminó su perfil en Facebook.

La confesión. En un primer momento se dijo que detrás de este deschave mediático estaba el intendente de Merlo, Raúl Othacehé. Su intención: conseguir que Bargalló, obispo que se había mostrado como opositor al Gobierno, dejara la diócesis. Y aunque dicen que en el entorno del político celebran el desenlace, ellos se muestran ajenos a la supuesta operación. También se muestran sorprendidos algunos ex curas que recibieron duros sermones de Bargalló cuando, como él ahora, dejaron los hábitos por un amor.
En 72 horas, esta novela tuvo un final de película: el obispo reconoció el romance ante los clérigos de su diócesis y luego presentó la renuncia ante la Nunciatura local. Ahora comienza otra historia.


http://1.bp.blogspot.com/-lxuX-wlyipc/T-EnWRvU3RI/AAAAAAAAALU/mD4D2qI8AdU/s1280/BARGA+BUENO.jpg

http://2.bp.blogspot.com/-sx_W1MTaojE/T-EnP0Ij1sI/AAAAAAAAALM/b6AhOGLY5yg/s1280/BARGALLO+BIEN.jpg


Exclusivo: ¡El obispo había casado a la novia!

Por Mercedes Ninci

25/06/12

El escándalo por el fogoso romance del hasta el viernes obispo de la Diócesis de Merlo-Moreno, Fernando Bargalló,con su “amiga de la infancia”, María de las Victorias Martínez Bo está lejos de terminarse.Y es que la novela suma nuevos capítulos. ¿Por qué? Porque algunos de los que estuvieron presentes en aquel espléndido casamiento entre “Mariví” y su ex marido, Ricardo César Mastai, señalaron a “Crónica” que fue el propio cura Bargalló quien los casó. “Pensá que cuando María de las Victorias entraba de blanco radiante a la Iglesia,la esperaba César,a quien nosotros llamamos ‘Cato’ con los anillos y Fernando Bargalló fue quien celebró la misa,los casó y les dijo hasta que la muerte los separe.Esto no pasa ni en los guiones de las mejores películas de Hollywood. En las fotos, está ella, que deslumbra, y ellos dos en el altar”, comentó una persona allegada a la familia a “Crónica”, totalmente asombrada.A esto se suma que el hijo mayor de ellos, Jaime, es el ahijado del obispo y él mismo lo bautizó. (ver recuadro). Quienes asistieron al histórico casamiento tratan de recordar ahora las miradas del sacerdote a la novia, para ver si por entonces había alguna complicidad.
El dato que “Crónica” da en forma exclusiva fue confirmado por varios miembros de la familia a esta periodista. Ellos contaron también que María de las Victorias y el obispo eran tan amigos,que cuando él viajaba a La Cumbre,como “no le gustaba parar en hotel”, ella “le prestaba” su espléndida casa de la avenida Argentina, a pocas cuadras del golf.
“Hubo varias comidas acá en las sierras en las que fuimos todos,los Bargalló y los Martínez Bo, porque somos amigos de toda la vida, y por supuesto estaba Fernando y María de las Victorias”, comentó un miembro de la familia Martínez Bo a esta periodista, con total naturalidad. De acuerdo a los relatos que “Crónica” investigó en La Cumbre,Córdoba,y en Buenos Aires, da la impresión que la relación entre el obispo y la espléndida mujer llevaba años y que no sólo se remontaba al famoso viaje a las paradisíacas playas mexicanas.María de las Victorias tuvo tres hijos con el médico Ricardo César Mastai, y desde hace diez años que está separada y sola.
Los detalles que viene relevando “Crónica” desde que se conoció la noticia fueron determinantes para que el nuncio apostólico Emil Paul Tscherring le exigiera la renuncia.
La noticia cayó como un balde de agua fría, no sólo a la cúpula de la Iglesia Católica Argentina, sino también en la familia Bargalló. Pese a que el prelado terminó por admitir recién el viernes su relación con la espléndida rubia de 55 años, elevando su renuncia al Papa, su tradicional familia sigue negando el romance e insisten en que al viaje fueron varias personas más. Dos de sus sobrinas más queridas señalaron llorando ante “Crónica" que la historia publicada es “totalmente ridícula”. Pese a la elocuencia de las fotos en las que se los ve acaramelados en las cálidas aguas del Pacífico mexicano, una de ellas dijo: “Es todo una mentira, yo sé perfectamente lo que pensaba mi tío del celibato, estamos indignados”. A los Martínez Bo, en cambio, se los escuchó, más aliviados, tal vez porque piensan que su hermana Mariví, por primera vez en muchos años, va a poder ser feliz.

El Papa aceptará la renuncia
Seguramente, en el curso de esta semana, el papa Benedicto XVI aceptará la dimisión presentada a su cargo por el obispo de la Diócesis de Merlo-Moreno, Fernando Bargalló. Si bien en un primer momento, el sacerdote aseguró que la mujer con que fue fotografiado era una amiga de la infancia -cosa que es cierta-, posteriores investigaciones dejaron al descubierto la relación amorosa del cura con María de las Victorias Fernández Bo, empresaria gastronómica. El caso del prelado, quien era además presidente de Cáritas Latinoamérica, fue analizado en detalle por la Congregación de los Obispos, tras recibir el informe del nuncio en Buenos Aires. La salida Bargalló puede ser encuadrada en lo que los expertos en derecho canónico definen como “conducta privada reñida con la función pastoral”.

También bautizó a los tres hijos
La relación entre Fernando Bargalló y María de las Victorias Martínez Bo era tan cercana que el prelado fue quien bautizó a sus tres hijos, Jaime, Sofía y Andrés. La amistad no termina acá. Uno de ellos, el mayor, Jaime, es ahijado del obispo. Además, una de las hermanas de Bargalló, Teresa, estuvo de novia con el apuesto hermano de María de las Victorias, Willy. Por lo tanto, a Victoria y Fernando no le faltaban oportunidades para encontrarse, más allá del romántico viaje a México que “Crónica” detalló en forma exclusiva. Recordemos que el 10 de enero de 2011 salieron en vuelos separados a Estados Unidos y luego partieron juntos al Distrito Federal de México, desde donde hicieron una recorrida por las cálidas playas de Puerto Angel en Oaxaca, Xicatela (Puerto Escondido) e Ixtapa. En el periplo pararon en lujosísimos resorts, donde no faltaron los platos exóticos rociados por exquisitos vinos. Si bien algunos criticaron que en medio de la campaña “Pobreza Cero”, lanzada por Cáritas en junio, se haya visto al sacerdote en un viaje cinco estrellas, “Crónica” dio a conocer que pocos meses antes del tour había recibido una herencia por la muerte de su madre, dinero con el que costeó el tour. Tanto los Bargalló como los Martínez Bo tienen muchísima plata y no necesitaban del dinero de esta obra para realizar este viaje de ensueño. Si bien el cura no cumplió con los votos de pobreza, las autoridades de la Iglesia Católica se quedaron tranquilas porque no cometió ningún delito en perjuicio de los más humildes. O como dijo alguien todo se limitó a un pecado.

http://4.bp.blogspot.com/-rt5Yl08TPWU/T-pDgARXq0I/AAAAAAAAAoM/j7_aiQcYn74/s1280/MOnse%25C3%25B1or%2BBargallo.jpg

Poniendo Cáritas...


Bargalló aseguró que su romance terminó y seguirá siendo sacerdote

30/06/12

En la disputa entre el amor y la fe, finalmente terminó prevaleciendo la fe. El ex obispo de Merlo- Moreno, Fernando Bargalló, envuelto en un escándalo por la difusión de unas fotos con una mujer en una playa de México, comunicó a los sacerdotes de la diócesis que tenía a cargo que la relación sentimental terminó “hace tiempo”. Además, les transmitió su decisión de seguir ejerciendo su ministerio religioso, lo que seguramente hará -luego de que el Vaticano le fije su destino- de un modo acotado, con bajo perfil y quizá fuera del país.
Clarín pudo saber ayer que Bargalló les hizo estas precisiones a sus sacerdotes la semana pasado, cuando los convocó de urgencia para comunicarle que el vínculo sentimental había existido y anunciarles que presentaría su renuncia como titular de la diócesis. Todo lo cual ratificó horas después en la Nunciatura Apostólica (embajada del Vaticano). Por lo tanto, ahora el ex obispo de Merlo-Moreno inició un período de reclusión espiritual en un lugar por ahora desconocido hasta que, como se dijo, el Papa le indique su destino.
En esa línea deben interpretarse las palabras del reemplazante interino de Bargalló hasta que se designe a su sucesor definitivo, el obispo Jorge Casaretto, quien dijo el jueves en la misa por los 15 años de la creación de la diócesis de Merlo-Moreno: “Ahora, a Fernando le toca un tiempo de retiro, penitencia y oración”. Casaretto también señaló que piensa acompañar a su “hermano en su camino de reflexión”.

La afirmación de Bargalló en el sentido de que la relación sentimental terminó “hace tiempo” guarda relación con la fecha en que fueron tomadas las fotos: enero de 2011. Sin embargo, recién fueron difundidas por un canal de noticias hace una semana.
Su difusión causó gran revuelo en la Iglesia, no sólo porque Bargalló era obispo, sino porque era muy valorado. De hecho, fue dos veces presidente de Cáritas Argentina, elegido por el voto de sus pares. Y actualmente lo era de Cáritas América Latina.

Especulaciones sobre el origen del financiamiento del viaje llevaron a Cáritas a aclarar que Bargalló no cobraba un sueldo por sus cargos, ni nunca manejó dinero de la entidad, sujeta -por lo demás- a auditorías internacionales.
Una versión dice que el viaje fue pagado por la mujer, la empresaria gastronómica María de las Victorias Martínez Bo, de buena posición económica. También se dijo que Bargalló -de una familia también acomodada- cobró antes de viajar una herencia y que parte la donó a la diócesis.

ENLACES/FUENTES:
http://desdeuricuaro.blogspot.com.ar/2012/06/la-iglesia-catolica-el-celibato-y-la.html
http://ima-2009.blogspot.com.ar/2012/06/bargallo-sorprendido-in-fraganti-con.html
http://www.cronica.com.ar/diario/2012/06/25/28368-exclusivo-el-obispo-habia-casado-a-la-novia.html
http://www.perfil.com/ediciones/2012/6/edicion_688/contenidos/noticia_0054.html
http://www.clarin.com/sociedad/Bargallo-aseguro-romance-seguira-sacerdote_0_728327334.html