viernes, 20 de julio de 2012

Dr. Enrique Ernesto Febbraro

Yo conocía al Dr. Enrique Ernesto Febbraro.

http://4.bp.blogspot.com/-2Oz7J2Npb_Y/TibyChEfhmI/AAAAAAAAAGE/debGpczbMes/s1600/febbraro.jpg



Vivía en un Consorcio de Propietarios ubicado en la calle Carlos Calvo 2079.
Y dado que hace 25 años que colaboro en el tema Administración de Consorcios junto a un familiar que se dedica al tema, tuvimos la suerte de administrar por algunos años ese edificio, digo suerte porque allí vivía él..
Y entonces cada tanto le iba a cobrar las expensas y charlabamos un rato con él y su señora ( desde estas líneas, le mando un saludo a la Sra. Olga Pellegrini de Febbraro ).  Una de esas personas que llegaron 100% lúcidas a la vejez y que por momentos te daba la sensación de estar charlando con un Borges o un Bioy Casares (a los que lamentablemente nunca conocí).


El día internacional del amigo tiene origen en Argentina, sí, en nuestro país; y se lo debemos a Enrique Ernesto Febbraro, profesor de psicología, filosofía, historia músico y odontólogo. Vivía en Lomas de Zamora, fue socio fundador del Rotary Club de San Cristóbal de Buenos Aires, barrio en donde nació por el año 1924 y en el que vivió hasta su fallecimiento hace algunos años. Era socio fundador y ahora honorario del Rotary Club de Once, de dicha ciudad.
“Un amigo no da consejos, ayuda, acompaña”, define Enrique Ernesto Febbraro, el hombre que el 20 de junio de 1969 inventó el “Día del Amigo”. Y completa: “la amistad es casta: si se mezcla con sexo, ya es otra cosa. Y tanto con un hombre, como con una mujer, tiene que estar fundada en el respeto”. 


“Un padre que da consejos es un padre, ¡pero jamás un amigo!”, retrucaba desde su casa del barrio porteño de San Cristóbal al mismísimo Martín Fierro de José Hernández.

Casi como al pasar, asegura que Hernández pifió el renglón cuando puso en boca de Martín Fierro la imagen de un padre consejero y camarada.

Los únicos consejos válidos para Febbraro son aquellos que ayudan a conservar y mejorar la amistad y en el deber humano de tener amigos, empezando uno mismo por ser amigo”, señala.

El 20 de julio de 1969 mientras miraba por tevé la llegada del hombre a la Luna, se prometió a sí mismo que ese sería para siempre el Día del Amigo.

Antes de que la Apolo 11 regresara a la Tierra, desde su consultorio de Lomas de Zamora, donde vivía entonces, envió mil cartas a cien países y, a vuelta de correo con 700 respuestas, había quedado fundado el Día del Amigo.

Cuando Neil Armstrong pisó la Luna y dio “un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”, consideró que había madurado su idea de dedicarle un día al amigo.. “Escuché que el alunizaje del módulo era un gesto de amistad, desde la humanidad hacía el universo. ¡Ya está, es el día elegido!, dije. Hoy se celebra en unos cien países y esta en la agenda del corazón de los argentinos”.

Febbraro enviudó dos veces de mujeres que empezaron siendo sus amigas y le dejaron lo que él llama su tesoro: dos hijos y cuatro nietos.

El profesor señala que “entre un hombre y una mujer siempre subyace el deseo, pero si se lo supera, la amistad prospera. El matrimonio –aunque es una institución que une intereses diversos— siempre llega al minuto donde surge la amistad”.


En conversación con el director de Prensa Rotaria, Néstor C. Sarandria, el Dr. Febbraro, enfatizaba : "Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo. Él me enseña, yo le enseño. Ambos aprendemos y juntos vamos recorriendo el camino de la vida, creciendo. Sólo el que te ama te ayuda a crecer".
Su tarea se llevaba a cabo con un lema: "Un pueblo de amigos es una Nación imbatible";, a la vez que destacaban que sería una celebración ética, sin fines de lucro ni de fomento al consumo.

Visitó organismos nacionales, gubernamentales, municipales, políticos, religiosos, personas notables y amigos para que adoptaran la idea y luego la difundieran en sus áreas de influencia.

Poco a poco fue logrando su cometido, primero fue el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires que con su decreto Nº 235/79 autorizó la celebración y le dio un marco legal. Luego se fueron sumando distintas entidades y extendiéndose por toda la Argentina y por algunos países de América Latina.


Para el Dr. Febraro, con el día del alunizaje se amplió el horizonte, conquista ésta de la humanidad toda, con la consiguiente posibilidad de estrechar nuevos lazos de amistad.

Su iniciativa tuvo éxito, ya que cada 20 de julio, en muchos países, los amigos esperan reunirse y dedican un día a la Amistad. Pero es importante recordar que la Amistad es vivida cotidianamente, durante los 365 días del año.

Dicha cotidianeidad es expresada claramente por Cunninghan: "Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos y esperan a oír la contestación".

El Dr. Enrique Ernesto Febbraro fue candidato dos veces al premio Nobel de la Paz.
 De su experiencia saca un listado para conservar la amistad:

Un amigo no aconseja, se mete en el problema, se embrolla, y ayuda al otro.

Mi amigo es mi maestro, mi discípulo y mi condiscípulo.

Los sacramentos de la amistad son: simpatía, ternura, respeto, reciprocidad, lealtad, comprensión, desinterés, solidaridad, perseverancia y alegría.

Hace falta callar, aunque se tenga razón, porque dos no pelean si uno no quiere.

No hacer o decir nada que lastime u ofenda al otro.

Acompañar siempre: en la soledad, el dolor o la alegría.

Aceptar a las personas como son y querer hasta en el mínimo detalle, sin esperar recompensa.

Olvidar los propios problemas y escuchar con oído y corazón de amigos.
 De todo su anecdotario, Febbraro desnuda una pena: “Escribí a la NASA, pero nunca me contestaron”.

Al celebrar el Día del Amigo honramos a su creador, el doctor Enrique Febbraro, ilustre personalidad que dedicó su vida a promover y realizar fundamentales obras de solidaridad, cultura y altos ideales de progreso.

Al servicio de la creación del “Día del Amigo”, el 20 de julio y el de “Día Internacional del Amigo”, en octubre, “hice enormes inversiones de tiempo, esfuerzo y dinero, para que la gente conozca mis cantos de vida y esperanza; también es cierto que no se me ofrecieron muchas oportunidades para que explique el verdadero porqué de esa monumental tarea –dice en una nota que recibimos.”

Su “curri” incluye más de veinte páginas donde se informa de premios, distinciones y reconocimiento de todas partes del mundo. Pero la realidad señala que la creación de estos días memorables, que honran a la amistad, la llevó a cabo Febbraro solo, poniendo al servicio del ideal su tiempo y sus bienes. Saludamos con profundo afecto y veneración a este gran argentino, que bien merece ser ejemplo de honestidad, ética y virtuosa vida. 



Grandes Amistades de la Historia



Borges y Bioy Casares.   La amistad más productiva de la literatura universal Victoria Ocampo los presentó en el calor de su hogar, en los albores de la década de los treinta. De allí en adelante, Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares nunca más se separaron. “Bioy ha sido muy bueno y muy indulgente conmigo. Él es una persona para la cual mi vida no tiene secretos”, aseguró el genial Borges.
Su relación fue prolífica, y entre otras genialidades, crearon el seudónimo de Honorio Bustos Domecq, a través del cual escribieron relatos de detectives como: Seis problemas para don Isidro Parodi y Crónicas de Bustos Domecq. El origen del pseudónimo respondía a los apellidos de los bisabuelos de Borges (Bustos) y de Bioy (Domecq). Es que entre ellos primaba la empatía, el buen humor y las críticas despiadadas a las figuras del universo literario.
Su amistad full time, que se fogoneó en las cenas que compartían y durante la época en que coincidían en la editorial Emecé y la revista Sur, sólo se vio interrumpida físicamente cuando, en 1986, Borges fijó su residencia en una de sus patrias: la suiza Ginebra. La suerte para Jorge estaba echada. Ya le había confesado a su entrañable amigo que “para morir da lo mismo un sitio que otro”.

Freud y Jung.   Se conocieron en 1907, y el afecto entre ellos no tardó en aparecer, a tal punto que uno se convirtió en la sombra del otro. Durante largo tiempo, mantuvieron una “relación epistolar”, ya que intercambiaban cartas en las que compartían inquietudes sobre los asuntos que los desvelaban.
Pero hacia 1913, el vínculo se resquebrajó después de que Freud se disgustara por ciertos descubrimientos de quien había sido su más fiel colaborador. Fue así como la correspondencia tomó un cariz inesperado y los roces entre ellos se hicieron presentes como nunca.
Debido a la ruptura definitiva con su gran amigo, Jung entró en un pozo depresivo que lo hizo renunciar a su puesto en la Universidad de Zúrich. En medio de la crisis que los afectaba, Freud le escribió a Jung: “Su alegato de que trato a mis seguidores como pacientes es, evidentemente, falso. Pero uno (Ndr: refiriéndose a Jung), que mientras se comporta anormalmente sigue gritando que es normal, da sustento a la sospecha de que le falta asumir su enfermedad. En consecuencia, propongo que abandonemos nuestras relaciones personales enteramente”. Y no hubo más palabras.


http://2.bp.blogspot.com/_DArdWOI8lho/TEW91UGpeQI/AAAAAAAAAVg/mjo3LYP9mes/s1600/mafalda-y-sus-amigos-57566.jpg
Feliz Día del Amigo !!!

ENLACES/FUENTES:
http://reciclandohistoria.wordpress.com/tag/dia-del-amigo/
http://www.taringa.net/posts/offtopic/11630725/A-cinco-dias-del-Dia-del-Amigo.html