miércoles, 25 de julio de 2012

Insuficiente + Cueste lo que cueste

Una pena que no se dieran cuenta de esto...

http://2.bp.blogspot.com/_eb4dVkAk5ps/RmSWtET3ySI/AAAAAAAAABM/yFUoVchTjQs/s1600/cocheva1b.jpg

Hubiera sido ideal ponerla en el billete de 200 y no en el de 100 que durante tanto tiempo ocupó Roca.
En fin, a otra cosa mariposa...

Nuevo billete de 100 pesos que llevará el rostro de María Eva Duarte de Perón, "Evita"

Nuevo billete de 100 pesos que llevará el rostro de María Eva Duarte de Perón, "Evita"
Diseño en un boceto de billete de $ 5 de 1952.

http://3.bp.blogspot.com/_wRESvx1Bb9s/TCpl-VW58rI/AAAAAAAADNc/PZRRuwrHLVY/s1280/evita.jpg

En 1952, el artista italiano Renato Garrasi realizó una acuarela con un retrato de Eva Perón, destinado a ser el reverso de un billete de 5 pesos que nunca llegó a circular.
Junto con el modelo del billete que no llegó a ser y otros elementos de gráfica con la iconografía de la Nueva Argentina, está expuesta esta joya en el Museo Evita, en la calle Lafinur 2988, en la Ciudad de Buenos Aires, edificio que en los tiempos felices fue el Hogar de Tránsito N°1 de la Fundación.

http://2.bp.blogspot.com/_wRESvx1Bb9s/TCpn4d5wUPI/AAAAAAAADNk/Y4cp7Ls4cxE/s1600/Billete.jpg
El fotolito de cinco pesos fue destruido, excepto uno, que fue escondido por empleados estatales en un sobre arrugado de papel madera, dentro de un armario de la Casa de Moneda. Así, el objeto prohibido quedó a resguardo, salió de su encierro a fines del año pasado


03/06/12 - 01:14
Por Pablo Calvo

El peso de los símbolos.

Evita volverá y será un billete. La idea de recordarla con una emisión especial el próximo 26 de julio sedujo a la presidenta Cristina Kirchner, que da sus discursos acompañada por imágenes de la mujer más amada del peronismo.

Ya se trabaja en un diseño, que, de prosperar, tendrá aires de reivindicación contra la censura: un boceto del billete comenzó a prepararse en 1952, tras la muerte de “la abanderada de los humildes”, pero la irrupción de la “Revolución Libertadora”, tres años más tarde, frustró el homenaje. Vino la época de los fusilamientos narrados por Rodolfo Walsh, la persecución de militantes y hasta la imposición de callar la palabra “Perón”.

, en una exposición que se hizo en la Sindicatura General de la Nación, y ahora sirve de inspiración para el que se ensaya con bajo perfil, para cuando se cumplan los 60 años del adiós a la mujer de Los Toldos que enamoró a Juan Domingo Perón. En la simbología cristinista, Evita cotiza más alto que Perón.

Dos rostros en lo alto del edificio del ministerio de Desarrollo Social, uno de Eva enérgica dando un discurso y otro de ella contemplativa, como salió en la tapa del libro “La razón de mi vida”, forman la escenografía más utilizada en las alocuciones de la Presidenta.
Los kirchneristas, siempre atentos a guiños que puedan ser utilizados para reescribir la Historia, se entusiasmaron con la posibilidad de promocionar el billete por la temática del género: Evita iba a ser la primera mujer argentina en aparecer en un billete.

Pero se desilusionaron apenas se revisaron el bolsillo: la primera fue Manuela Robustiana de Rosas y Ezcurra, hija de Juan Manuel de Rosas. “Manuelita”, como la llamaban en su época, aparece desde el año 2000 con “miriñaque rojo y divisa federal en el peinado”, en el anverso del billete de 20 pesos. Hay cuatro proyectos de ley que reclaman la aparición de María Eva Duarte de Perón en los billetes.

En el Banco Central aclaran que no existen los billetes conmemorativos, por lo que, si éstos se hacen, pueden ser de curso legal. Ya se acuñaron, en cambio, dos monedas evocativas de Evita. Una es de la época menemista: se acuñó en 1997, por los 50 años de la ley del voto femenino. Y la otra en 2002, cuando gobernaba Eduardo Duhalde y se cumplía medio siglo de la muerte de Eva. ¿Es récord entonces esta devoción? No todavía, porque, en esta Argentina de contrastes incorregibles, también hay dos monedas dedicadas al escritor Jorge Luis Borges, tan enormemente talentoso como antiperonista. Ocurre que, aquí, los próceres tienen cara y ceca, como las chirolas, y los billetes pesan bastante más que el valor monetario o conmemorativo que portan.

Es un país donde los dólares sólo se consiguen “azules”, los pesos aterrizan en aviones Hércules y las monedas se negocian en terminales de colectivos. Por eso, lo que llevamos en la billetera, poco o mucho, arrugado o recién salido del banco, asume un valor simbólico que supera toda imaginación. Hay una historia poco contada de los billetes y las monedas argentinas, circulantes y de colección, que revela, por ejemplo, que fue la Casa de Moneda de Chile la que imprimió las monedas del Mundial ‘78, justo cuando las dictaduras de ambos países casi van a la guerra por el dominio de las islas Picton, Lennox y Nueva.

Es que, como dice el viejo delantero de la selección Jorge Valdano, el fútbol es el principal tema de conversación en el mundo, y en las emisiones especiales eso está reflejado: el Banco Central de la República Argentina aprobó también monedas conmemorativas de los mundiales de Alemania 2006 y de Sudáfrica 2010. Pronto sucederá algo original: por primera vez en el derrotero económico nacional, plagado de crisis, una denominación completará todas las letras de serie, de la A a la Z: el billete de 100 pesos, el valor más alto hasta hoy.

Hay proyectos de ley en el Congreso que reclaman la fabricación de billetes de 200 y de 500 pesos, para facilitar las compras de los consumidores, ahorrar en impresión y sincerar la inflación que ocultan los indicadores oficiales. Las series S y T son las que llegaron desde el Brasil en aeronaves militares; las Q y R están próximas a salir y las letras U, V, W, X, Y y Z están en curso de impresión en la ex Ciccone Calcográfica, fruto de un encargo poco claro que le hizo el Gobierno, bajo sospecha judicial de haberse concretado por tráfico de influencias.

La firma tiene problemas técnicos para terminar los billetes con la calidad y seguridad que se necesita, al punto que envió partidas a la Casa de Moneda para terminar el trabajo, según reveló Clarín el domingo pasado. “El antecedente más prolífico hasta hoy era el billete de un peso con la efigie del Progreso, que entre los años 1908 (Caja de Conversión) y 1943 (ya Banco Central) emitió series de la A a la Ñ, siendo un billete de muy baja denominación y por ende de mucha circulación y desgaste”, cuenta el coleccionista Víctor Chocobar, mientras muestra a Clarín sus prolijos tesoros de papel moneda y los espacios vacantes que espera llenar con los billetes de 100 que le faltan.

En el Congreso despunta otra tensión por el relato del pasado, la pelea por ver qué ex presidente sería la imagen de un eventual billete de 500 pesos. La pulseada se da entre Hipólito Yrigoyen y Perón. Los diputados opositores Alfonso Prat Gay, que fue presidente del Banco Central y planteó la necesidad de emitir billetes de mayor valor en 2004, y Oscar Aguad, jefe de la bancada radical, auspician la llegada del “Peludo” Yrigoyen al billete de 500 pesos, porque “fue el primer presidente de la democracia que sufrió un golpe de Estado”.

Los peronistas críticos Alberto Pérez, Claudia Rucci y Ramón Puerta, entre otros, prefieren el rostro del general Perón y, en el reverso del billete, la imagen del pueblo reclamando su liberación en la Plaza de Mayo, el 17 de Octubre de 1945. El debate por este punto, que puede darse en el mismo Parlamento donde este año volaron los “Boudou truchos”, promete riqueza de argumentos históricos. Unos y otros están más de acuerdo en la fundamentación técnica de la necesidad de tener billetes de más valor: “Permitiría aliviar los problemas de falta de efectivo en los cajeros automáticos, reducir los costos de transporte en camiones de caudales, acotar riesgos de salideras bancarias al transportar paquetes de dinero con volúmenes más pequeños y menos vistosos y reducir el costo de impresión de billetes del Estado”, dicen los legisladores justicialistas.

“Los billetes de 50 y 100 pesos -agregan los opositores- representan el 89 por ciento del total de la circulación monetaria, un máximo histórico. La demora en emitir billetes de mayor denominación no resiste justificación”. El revisionismo también se mueve entre los cortinados del Palacio Legislativo. Hay diputados radicales con buenos vínculos con la Federación Agraria que quieren extirpar la cara de Julio Argentino Roca y la referencia a la“Conquista del Desierto” del billete de 100 pesos. “Se sigue optando por conmemorar uno de los procesos más sangrientos y deleznables de nuestro pasado”, sostienen los legisladores Ulises Forte y Pablo Orsolini, dos de los firmantes del proyecto.

En reemplazo, proponen la imagen de Francisco Netri, un abogado que, hace un siglo, ayudó a colonos inmigrantes y arrendatarios a luchar por el acceso a la tierra y protagonizar la rebelión conocida como el “Grito de Alcorta”. La diputada oficialista Stella Leverberg, en tanto, quiere que el billete de 20 pesos incluya un homenaje a las islas Malvinas “con un fin docente”. Un proyecto de ley de 2007 dice: “Dispóngase la emisión de billetes de curso legal con valor nominal de UN PESO ($ 1)” con el rostro de Evita. O la inflación desde entonces es mayor de la que se dice, o este homenaje es pobre en relación al peso simbólico y magnético que encierra la efigie.

Fuente Diario Clarín 03/06/2012

Nota impresa 





http://www.clarin.com/sociedad/Quieren-Evita-emblema-esencial-peronismo_0_712128954.html
http://2.bp.blogspot.com/-7Ys8z5zAkcs/UAzMdYN4zYI/AAAAAAAAIdQ/M135xEh4rxw/s1600/0603_billete_evita_telam_g.jpg_1121220956.jpg


AGREGADO EL 28/07/2012:

Evita en los billetes, cueste lo que cueste
Por Carlos M. Reymundo Roberts | LA NACION

Qué gran momento viví al participar de la reunión en la que se decidió que Evita fuera la cara de los nuevos billetes de 100 pesos. Aprendí mucho de política y de miserias humanas, pero básicamente pasé un rato agradable, distendido, en el que las cuestiones de Estado alternaban con la picaresca y el humor de arrabal en amable convivencia. Por ejemplo, alguien dijo que había que hacerlos verdes y con la cara de George Washington, para conseguir que baje el maldito paralelo.
La reunión fue convocada por Cristina, pero ella, discreta como es, prefirió no estar. Obviamente, había dejado precisas instrucciones. Los asistentes me permitieron publicar los detalles del debate, con la condición de que no revelara sus nombres. Es lógico: sus opiniones (y bromas) fueron altamente comprometedoras.

Como era de esperar, la primera propuesta fue Néstor Kirchner. Todos estuvimos de acuerdo, con lo cual el encuentro amenazó con terminar cuando apenas estaba empezando. Pero un viejo dirigente deslizó que acaso no era lo más razonable asociar con los pesos a un hombre que siempre había preferido ahorrar en dólares. No nos resultaba fácil rebatir el argumento. Pero como seguíamos siendo mayoría, decidimos, como último recurso, llamarlo a Máximo a Santa Cruz, donde todavía está convaleciente. No de la rodilla, sino del bolsillo: no logra digerir que su madre se haya pesificado. "Máximo -le dijimos-, ¿qué te parece que tu padre sea la cara de los nuevos billetes de 100?" "¿De 100 qué?", preguntó el muy pícaro. "De 100 pesos", respondimos. Su respuesta fue concluyente: "No sean desalmados. No pueden hacerle esto a papá".
Desechado Néstor, se barajó la posibilidad de que fuera Cristina, pero alguien que la conoce muy bien dijo que a ella los de 100 le resultan poca cosa: que posiblemente se estuviera reservando para los de 200.
Empezó entonces una danza interminable de nombres. Perón, aceptado por varios, fue criticado por un ex monto y por un joven de La Cámpora: dijeron que en sus últimos años se había convertido en un gorila reaccionario (ahí me pareció ver la mano de Cristina). También se habló del Che, pero uno se opuso con el argumento de que el billete se iba a convertir en un souvenir. Y de Hebe de Bonafini. No cuajó: prefieren guardarla hasta que Pablo Schoklender termine de contar todo lo que sabe.

Alguien, suponemos que en broma, propuso a Boudou: una cara joven, risueña y muy identificada, precisamente, con la producción de papel moneda. Una cara de raíces liberales (un guiño al mercado) y presente Nac&Pop (un guiño al consumismo). Le respondieron que Amado iba a quedar en una posición demasiado hegemónica: dueño de la impresora de los billetes, cara de los billetes, su firma estampada en los billetes y con una millonada de billetes cobrada por derechos de autor.
Por momentos, aquello se había convertido en una entretenida tertulia de bar, de alta concentración etílica. "Che, ¿y si ponemos a Moreno? Es un desastre, pero tiene apellido de billete." "Pongámoslo a Macri y al día siguiente devaluamos". "A Caló, ahora que dicen que se hizo la cara nueva." "A Scioli, que como premio por ser un pésimo administrador, Cristina le regaló 600 palos de los jubilados."
El de La Cámpora aprovechó la distensión para sugerir que no estaría mal ir con Kicillof. Las razones eran parecidas a las del que había propuesto a Boudou: rostro fresco, de "pendex" -definición de la señora- y descontracturado, alguien recontra leal al modelo. El pobre chico estaba empeñado en su perorata (dijo que premiar a Kichi era un tributo a Marx, a Keynes y, sobre todo, a la audacia) hasta que alguien lo cortó: "Salvo las patillas de prócer, no veo otra razón para que pensemos en él".

Volvió a aparecer el nombre de Cristina, y volvieron a desecharlo, esta vez con un argumento terminante: acaba de confiar en un discurso que nada le molesta más que esa gente que se enferma de importancia. Incluso contó que siempre le pide a Dios no contraer esa terrible enfermedad, no dejar de ser una persona humilde. Evidentemente Dios la ha escuchado, porque se la ve súper incómoda con el primer plano, con los micrófonos, con la cadena personal (ex cadena nacional), con la exhibición que hizo de las muñequitas con su figura, con las permanentes referencias que hace a su vida y a su obra. ¿Podíamos ser tan crueles de ubicar en la faz de un billete a alguien que lo único que busca es pasar desapercibido? La respuesta fue unánime: no.
Surgió entonces la iniciativa -democrática, pluralista- de que el nombre no saliera de ese pequeño comité, sino de una consulta mucho más amplia, en la que interviniera toda la sociedad. Se habló de involucrar al Congreso, de hacer una encuesta, de promover la participación ciudadana. Estábamos felices con ese ataque de aperturismo, acaso un rasgo no tan conocido de nuestro ADN. Hasta que sonó un celular. Era ella. "¿Qué nombre me proponen?" Escuchó sólo el primer párrafo de la idea de democratizar la elección. "No pierdan el tiempo. El 54% me eligió a mí, y yo ya elegí a Evita. Y me importa un comino que sea una figura resistida por muchos. No la voy a cambiar."
Cómo no, señora. La decisión de una reina siempre es soberana.

ENLACES/FUENTES:
http://monedanacional.blogspot.com.ar/2012/07/nuevo-billete-de-100-pesos-que-llevara.html
http://monedanacional.blogspot.com.ar/2012/07/eva-peron-tendra-su-homenaje-en-un.html
http://monedanacional.blogspot.com.ar/2012/06/billete-de-evita.html
http://pensando-la-argentina.blogspot.com/2010/06/extraordinaria.html
http://www.lanacion.com.ar/1494164-evita-en-los-billetes-cueste-lo-que-cueste