jueves, 26 de julio de 2012

Sigourney Weaver: Space Aliens & Political Animals

Sigourney Weaver (de nombre auténtico Susan Alexandra Weaver) es hija del empresario estadounidense Sylvester “Pat” Weaver, ex presidente de la cadena de televisión NBC, y de la actriz británica Elizabeth Inglis, acreditada en algunas de sus películas, como “La Carta” (1940) de William Wyler, como Elizabeth Earl.



http://4.bp.blogspot.com/-CbiVc9dFyPQ/TuEnRJ6wzxI/AAAAAAAABBQ/QqvQ0u17vOw/s1600/alien_underwear.jpg





http://4.bp.blogspot.com/-NvSlFXq9Quw/TjFCZZY_q2I/AAAAAAAADHA/N3FkQrZtet8/s1600/alien-sigourney-weaver-ripley-jones.jpg

http://3.bp.blogspot.com/_iiLmlrTexc0/TSNBMokxFSI/AAAAAAAAAu0/zkDF9G6Bpp0/s1600/alien3.jpg


El culo de Sigourney Weaver

http://4.bp.blogspot.com/-f6e_g5GwwHo/UAQHcz_ZymI/AAAAAAAANJY/Mski7UZGK80/s1600/Political+Animals+s1+Poster+001.jpg

Las estrategias promocionales muchas veces tienen la culpa de las expectativas que hay alrededor de una obra televisiva. La anticipada miniserie Political Animals, por ejemplo, parecía vender un producto inteligente, que intentara profundizar en la política de los Estados Unidos y que se saliera de los cánones habituales del canal USA Network, con tendencia a los procedimentales ligeros. Por lo menos así se percibía desde este lado del Atlántico, al ver que Sigourney Weaver y Ellen Burtsyn se habían apuntado al proyecto, y en vísperas del verano constaba por todas partes como el estreno más esperado. Después llegó lo que llegó.

Political Animals cuenta la carrera profesional y personal de una mujer de inteligencia, ambición y circunstancias prácticamente calcadas a Hillary Clinton. Elaine Barrish (Weaver) es una antigua primera dama que decide embarcarse en política. Al igual que Hillary, pierde ante un candidato más joven, que posteriormente gana las presidenciales y le ofrece un puesto que no puede rechazar, el de Secretaria de Estado. Pero aquí acaban las similitudes porque, mientras ella también fue la víctima de varios escándalos relacionados con los adulterios de su marido, Elaine pide el divorcio y decide proseguir sin su marido, harta de que le falte al respeto con chicas más jóvenes.

El estreno, no obstante, no pretendía engañar a nadie. Avisó durante la promoción que se centraría en la difícil tarea de compaginar trabajo y familia cuando se vive en las altas esferas y, quien estuviera familiarizado con la obra de su creador, Greg Berlanti, podía deducir por donde irían los tiros. Era bastante improbable que se hubiera planteado el proyecto como un The West Wing meets The Sopranos, en el que algunos creían, y sí como algunas de sus últimas series, Brothers & Sisters y Dirty Sexy Money, que produjo. Y es lo que ofrece: una maternal Secretaria de Estado tan preocupada por resolver crisis diplomáticas con Irán como por planear la fiesta de compromiso de su mano derecha e hijo mayor (James Wolk) y procurar que el menor no vuelva a las drogas (Sebastian Stan). Todo mientras intenta dar una imagen de normalidad ante la periodista Susan Berg (Carla Gugino), que lleva años destapando sus trapos sucios y que se convierte en su sombra gracias a un peculiar acuerdo (o chantaje).

Pero, que el listón no estuviera precisamente alto, no sirve de excusa para todo, sobre todo cuando Political Animals se mete en el berenjenal de la política sin ningún interés por contar una historia mínimamente creíble. El personaje de Sigourney habla con soltura a diplomáticos, recibe indecentes ofertas de todos ellos a pesar de sus 63 años y, cuando entra su ex marido en escena, la obra pierde todos los papeles. Ciarán Hinds parece haberse equivocado de papel y, en lugar de encarnar a un antiguo jefe de Estado, interpreta a un mafioso mejicano obsesionado con la delantera de toda mujer que le pase por delante.

En la esfera privada tampoco mejora el asunto. Peca de confianza en el atractivo de James Wolk (de cero carisma), opta por explotar deprisa y corriendo todos los defectos del hijo menor (en 24 horas pasa de equilibrado a bomba de relojería) y tiene algún intento especialmente bochornoso de perfilar a los secundarios. La presentación de la bulimia de la nuera no tiene ninguna sutileza y el giro personal de la periodista es tan previsible como ridículo. Y así Political Animals se queda en broma política involuntaria, culebrón familiar extra-light y en un duelo de mujeres muy descafeinado. Por suerte, cada alusión al (supuestamente magnífico) culo de Weaver da a entender que nunca quiso ser lo contrario (que tampoco la hace mejor, repito).

ENLACES/FUENTES:
http://blogs.antena3.com/numero-de-serie/sigourney-weaver-consigue-salvar-mediocridad-political-animals_2012072500181.html
http://criticoenserie.blogspot.com.ar/2012/07/el-culo-de-sigourney-weaver.html
http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article2094.html