sábado, 14 de julio de 2012

Balthus y Hisaji Hara

Su pintura siempre tuvo un toque de locura aristocrática. Una inclinación aleatoria sobre lo clásico. Había una luz erótica, inquieta, en sus cuadros. Tensado en un clasicismo autodidacta imprimió a su pintura un ritmo personal. Muchas de sus dibujos y cuadros están cargadas de una tensión sensual algo insana, poseen como una atmósfera surrealista, miteriosa, a pesar que el tema, trivial por lo demás, sea una calle con personas, una sala de estar con chimenea o una niña desnuda frente al espejo. En buena cantidad de sus cuadros una constante: nínfulas, Lolitas, niñas a punto de estallar en mujeres. Se llamaba Balthazar Klossowski de Rola y fue conocido en el mundo del arte como Balthus.

http://uploads8.wikipaintings.org/images/balthus/th%C3%A9r%C3%A8se-1938.jpg

Los desnudos realizados por Balthus, teniendo como modelo a su primera esposa Antoinette von Wattenwyl, acentuaron su crisis matrimonial. Su esposa estaba escandalizada y furiosa al verse en las paredes de las casas de sus amigos aristócratas. La ruptura fue inevitable. Balthus realiza algunos viajes, acepta un cargo que su amigo Malraux le ofrece y en un viaje a Japón conoció a Setsuko Ideta a la cual tomó como asistente, alumna, modelo y esposa.

Provocateur en un principio, Balthus causó escándalo con el cuadro titulado La lección de guitarra (1933), en el que la profesora, una joven adulta, sostiene sobre su regazo a la niña desnuda desde la cintura hacia abajo, excepto por las calcetas blancas, al tiempo que parece imitar la pulsación de las cuerdas del instrumento a la altura del sexo, mientras la chica le toca el pezón del seno que lleva descubierto.

No ver en algunos cuadros de Balthus por lo menos honda predilección por representar preadolescentes, a veces totalmente vestidas, pero enseñando las pantaletas, es desconocer que así estableció su reputación, aunque se trate de alegorías de la pubertad. La correlación con el pastor Dodgson (Lewis Carroll) es inevitable, porque el genial matemático victoriano, en sus fotografías de niñas semivestidas sí resulta precursor de todas las nynphetes del siglo XX.

A pesar de su predilección de pintar niñas desnudas, con esa marcada impudicia inocente propia de la niñez, Balthus le da un sentido religioso a su actividad. No religiosidad de un beato, sino de un artista capaz de captar lo terrible, erótico y espléndido de la belleza.

http://uploads8.wikipaintings.org/images/balthus/th%C3%A9r%C3%A8se-dreaming-1938.jpg

Según su esposa Balthus era bastante meticuloso. Un cuadro le llevaba con facilidad meses o años o como ella explica en una entrevista: "Cada pintura de Balthus es como una larga novela, el resultado de una larga experiencia y de una búsqueda perpetua". Con respecto a su ritmo de trabajo dijo: "Es muy madrugador. Cuando se despierta pide un desayuno ligero y si la luz es buena lo toma en su taller. Luego se pone a pintar hasta 17 horas. En época de invierno la nieve da una luz blanca bellísima, luminosa, nacarada, entonces la aprovecha toda. Cuando empieza a trabajar se queda absorto, no habla, se mete dentro de su mundo y es ahí donde se realiza como autor. Luego viene a tomar el té, también en silencio. No deja nunca de trabajar, cuando charlamos lo hacemos en torno a sus cuadros..."

Toda su vida Balthus fue un apasionado del arte oriental, de hecho su esposa era japonesa y él mismo se sentía muy cómodo en el kimono. Ahora, su arte magistral es visto por ojos japoneses. Se trata del debut americano de Hisaji Hara, que expone en The Rose Gallery de Los Ángeles, "A photographic portrayal of the paintings of Balthus". Sofisticadas fotografías en blanco y negro evocan el mundo del legendario y reverenciado pintor: muchachas en provocativas poses. ¿Existen las Lolitas en el mundo japonés? Seguramente que sí.

http://1.bp.blogspot.com/-APrOptGZdYE/UAEf8n3zRkI/AAAAAAAAAsQ/UAW-nkrUbnc/s1280/pics-5.jpg

http://3.bp.blogspot.com/-fz18lMHdZwI/UAEf2NqGZXI/AAAAAAAAAr4/_hMQy3KYWkY/s1280/pics-2.jpg

La pintura de Balthus es una experiencia visual del deseo, el silencio y la pureza. Es una anotación intimista sobre la belleza y sus riesgos. Apartado y solitario produjo su obra. El oropel de la fama y el éxito (sus cuadros se cotizaron a elevados precios) no lo apartó de su misión. Su obra es un pacto luminoso con el silencio y con los deseos ocultos que de manera comprensible nos pierden. Trasmitir que la belleza y la inocencia encierran peligros insospechados fue la gran lección de la obra de Balthus.

carlosyusti@cantv.net


ENLACES/FUENTES:
http://ladamadesnuda.blogspot.com.ar/search/label/Balthus
http://lavidanoimitaalarte.blogspot.com.ar/2007/02/la-leccin-de-guitarra.html
http://www.analitica.com/va/arte/dossier/5101163.asp